ve / es

Equipos de elevación

51 artículos

Gatos para coche: tipos y usos

Los gatos para coche se utilizan para la elevación del vehículo hasta alcanzar una altura óptima y la sustitución de piezas y elementos clave como las ruedas, las partes del chasis o el sistema de escape. Entre los principales tipos de gatos para coche que contamos en Bahco, destacamos los gatos hidráulicos, los gatos neumáticos, los gatos de carretilla y los gatos de botella.

Gatos hidráulicos

Funcionan mediante la fuerza que ejerce la bomba sobre el fluido hasta que éste empiece a empujar hacia arriba el gato para levantar el vehículo. Destacan por su comodidad de uso y alta capacidad de carga y rendimiento.

Gatos neumáticos

Funcionan gracias a un sistema de suministro de aire o gas bajo alta presión. Son muy cómodos de utilizar y evitan grandes esfuerzos al usuario.

Gatos de carretilla

Estos gatos se deslizan con total comodidad por debajo del vehículo gracias a sus ruedas, fijas o giratorias, para colocarse de forma precisa.

Características a tener en cuenta con los gatos para coche

Son varias las características que tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir el gato que más se adapte a nuestras necesidades. De todas ellas, destacamos:

  • Capacidad de elevación: es muy importante tener en cuenta la altura máxima a la cuál puede elevar el gato el vehículo. Esta nos debe proporcionar un espacio de trabajo cómodo.
  • Capacidad de carga: es recomendable adquirir un gato que tenga capacidad para elevar cargas mayores al peso de nuestro coche. Generalmente, los gatos suelen tener capacidades de carga de entre 1 y 80 toneladas.

Altura de agarre mínima: hace referencia al mínimo nivel que necesita el gato para comenzar a elevar el vehículo. Es importante comprobar que el gato debería caber sin problemas debajo del coche.